Ministro Gustavo Montalvo destaca retos RD en materia de competencia laboral

Martes, 23 de octubre de 2018

Santo Domingo, D.N. El ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, encabezó la apertura del “10° Encuentro de la Red Latinoamericana de Competencias y Organizaciones Sostenibles”, que se estará desarrollando en el país desde hoy hasta el próximo 25 de octubre.

Se trata de un espacio en que especialistas abordan el tema de las políticas nacionales/sectoriales y estrategias de desarrollo permanente de competencias en distintos ámbitos, en función de su aporte a la empleabilidad de las personas, a su desempeño en la vida laboral, social y personal, a la mejora de la calidad de la oferta formativa, a la productividad de las organizaciones y la competitividad de los países.

Tras dar la bienvenida a los participantes y agradecer por la sede del encuentro, el ministro Montalvo dijo que hoy día, la prosperidad depende más que nada del capital humano y de la capacidad de innovación, por lo que se debe fortalecer la conexión entre el mundo educativo y el mundo del trabajo.

“Para ello es necesario que los gobiernos, los proveedores de servicios educativos, las organizaciones empresariales y las sociales nos preparemos para, por lo menos cuatro retos importantes”, señaló.

Al referirse a éstos detalló que el primero es hacer realidad el derecho a la educación de calidad desde los primeros años de la escolaridad que, como es sabido, requiere que los niños y niñas aprendan a escribir, a leer y a comprender perfectamente lo leído, así como a utilizar el razonamiento matemático para todas las áreas de la vida.

Como segundo enfoque, el ministro Montalvo dijo que de fundamental en todos los niveles del sistema educativo, priorizar el desarrollo de habilidades conductuales, comúnmente conocidas como habilidades blandas.

“Como ustedes saben, para que las organizaciones sean competitivas, requieren, cada día más, de personas que posean competencias como la orientación a resultados, la orientación al servicio, el compromiso, el trabajo en equipo y la capacidad de pensamiento analítico, entre otras”, observó.

El tercer reto a que hizo énfasis el funcionario, fue el relativo a dejar de lado la visión de archipiélago de los subsistemas educativos, que lleva a aferrarse al concepto “mi área de trabajo”. En ese sentido, entiende que se debe dejar de considerar los sectores como territorios independientes, y trabajar unidos en la reforma educativa, de manera conjunta y sistémica.

“Como cuatro elemento, el ministro dijo que se debe enfrentar el desafío de promover mecanismos que faciliten el aprendizaje a lo largo de la vida. Hoy, más que nunca, es imperativo seguir aprendiendo, por lo que necesitamos mecanismos que hagan eficiente este tránsito, evitando repetir acciones de desarrollo de competencias que ya se han adquirido. Esto debe evitarse tanto en la educación formal como en cualquier otro esquema de educación, incluyendo la auto enseñanza o las competencias adquiridas”, indicó.

Acciones: Marco Nacional de Cualificaciones

El ministro de la Presidencia recordó que para afrontar esos retos, en la República Dominicana se empezó a diseñar el Marco Nacional de Cualificaciones, un proyecto que transformará y modernizará los programas de estudio en todos los niveles educativos, permitiendo a los estudiantes desarrollar las competencias y habilidades necesarias para poder conseguir empleos de calidad en un mundo cambiante.

Dijo que, de esa forma, se garantizaran egresados mejor preparados para integrarse a un mercado cada vez más competitivo y se logrará que sus expectativas de empleo aumenten de manera considerable.

En cuanto al sector privado, dijo que se beneficiará porque los empleados tendrán el nivel de especialización que requieren los puestos de trabajo.

“Además, fruto del diálogo entre gobierno, sector privado y sector social, en pocos meses seremos uno de los primeros países de América Latina en tener un Sistema Nacional de Cualificaciones. Este incluirá, además del citado marco, un mecanismo de garantía de calidad y el reconocimiento de aprendizajes previos, entre otros elementos”, destacó.

En este espacio agradeció la intervención de la Unión Europea, la Agencia Española de Cooperación Internacional y la Dirección General de Cooperación Multilateral del país, por el apoyo ofrecido a lo largo del proceso.

El ministro Montalvo dijo estar seguro de que en el encuentro se realizará un diálogo productivo entre los representantes de los países participantes y surgirán nuevas ideas e iniciativas para lograr un mejor sistema educativo.

“Estamos, sin duda, ante un momento fascinante en la historia del ser humano. Nunca antes fue tan necesario actuar con rapidez, adaptarse al cambio y estar preparados para un futuro desafiante. Pero tampoco antes nos habíamos visto con tantas posibilidades, herramientas y opciones como hoy en día. Es el momento de aprovechar todo ese potencial en favor de nuestros niños y niñas, adolescentes y jóvenes. Pero también, y muy especialmente, de los grupos vulnerables y excluidos”, puntualizó Montalvo.

Sobre el interés del país en temas de Competencias, el funcionario recordó que República Dominicana es uno de los países de mayor crecimiento económico en América Latina, lo que ha permitido mejoras significativas en los indicadores sociales. Dijo que el Gobierno entiende que si quiere conservar ese dinamismo económico y continuar por la senda del desarrollo sostenible, se debe adaptar a los nuevos tiempos y trabajar como sociedad para dar las respuestas que requiere un mundo cada vez más globalizado.

En la apertura del encuentro el ministro Montalvo estuvo acompañado del Ministro de Educación, Andrés Navarro; Ministro de Economía, Planificación y Desarrollo, Isidoro Santana; el director de Instituto de INFOTEP, Rafael Ovalles y el embajador de la Unión Europea Gianlucca Grippa.

Asimismo la directora de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, Blanca Yánez; el presidente Consejo Nacional de la Empresa Privada, CONEP, Pedro Brache; el presidente Confederación Nacional de Unidad Sindical, Pepe Abreu y el director de la OIT CINTERFOR, Enrique Deibe.

Se recuerda que el Noveno Encuentro de la Red Latinoamericana de Desarrollo de Competencias y Organizaciones Sostenibles se realizó en Octubre del pasado año en Lima, Perú, y concluyó con el mensaje de que se hace urgente y necesario trabajar en la educación y formación de las personas desde un enfoque de gestión por competencias, tanto en el plano nacional como a nivel unificado para la región latinoamericana.

Fuente: Dirección de Comunicación

Discurso

Gustavo Montalvo
Apertura Seminario Internacional de Competencias
22 de octubre 2018

Buenas tardes a todos y todas.

Muchas gracias por acompañarnos en la apertura del Décimo Encuentro de la Red Latinoamericana de Desarrollo de Competencias y Organizaciones Sostenibles.

Es un honor para nosotros ser anfitriones de esta jornada tan importante para la educación en nuestros países.

Como muchos de los presentes saben, la República Dominicana es uno de los países de mayor crecimiento económico en América Latina, lo cual ha permitido mejoras significativas en los indicadores sociales.
Pero, claro, si queremos conservar el dinamismo económico y continuar por la senda del desarrollo sostenible, debemos adaptarnos a los nuevos tiempos.

Debemos trabajar juntos, como sociedad, para dar las respuestas que requiere un mundo cada vez más globalizado y con tecnologías que se desarrollan a tal velocidad que trastocan casi todos los ámbitos de la sociedad.

Como también es de su conocimiento, hoy en día estamos viviendo lo que muchos autores han denominado la Cuarta Revolución Industrial. Una etapa en la que cada vez más los sistemas y algoritmos serán capaces de reemplazar el trabajo rutinario que hacen millones de profesionales en sus oficinas.

Un estudio de la Universidad de Oxford, publicado en el 2013, pronostica que en 15 o 20 años podrían desaparecer 47% de los empleos conocidos en la actualidad, por la automatización.

Por su parte, el Foro Económico Mundial, en su estudio El futuro de los puestos de trabajo, estima que aproximadamente el 65% de los niños que ahora entran a la escuela primaria, terminarán trabajando en puestos de trabajo que no existen hoy en día.

Asimismo, este estudio plantea que para el año 2022, al menos el 54% de todos los trabajadores requerirán un significativo reajuste o actualización de sus habilidades. Y por lo menos 27% de la demanda de trabajadores será en profesiones nuevas.

Ante esta situación, nuestros países, gobiernos, sectores productivos y de la educación debemos unirnos e implementar proactivamente una nueva visión del sistema educativo.

Debemos poner en marcha, desde hoy, el sistema educativo que sea capaz de hacer frente a los retos que trae consigo el siglo XXI.

Es necesario reformar la educación y la capacitación, no solo para adaptarlas a las necesidades de los sectores productivos, que es importante.

Sino, sobre todo, para desarrollar las competencias que permitirán a nuestros jóvenes y adultos participar en igualdad de condiciones en la sociedad y la economía del siglo XXI.

Señoras y señores,

Ciertamente, el mundo ha cambiado.

La prosperidad depende hoy, más que nada, del capital humano y de la capacidad de innovación, por lo que debemos fortalecer la conexión entre el mundo educativo y el mundo del trabajo.

Para ello es necesario que los gobiernos, los proveedores de servicios educativos, las organizaciones empresariales y sociales nos preparemos para, por lo menos, cuatro retos importantes:

Primero, hacer realidad el derecho a la educación de calidad desde los primeros años en la escuela.

Es sabido que todo avance social requiere que los niños y niñas aprendan a escribir, a leer y a comprender perfectamente lo leído. Así como a utilizar el razonamiento matemático para todas las áreas de la vida.

Segundo, priorizar en todos los niveles del sistema educativo el desarrollo de habilidades conductuales, comúnmente conocidas como habilidades blandas.

Como ustedes saben, para que las organizaciones sean competitivas, requieren, cada día más, de personas que posean competencias como la orientación a resultados, la orientación al servicio, el compromiso, el trabajo en equipo y la capacidad de pensamiento analítico, entre otros.

El tercer reto consiste en dejar de lado la visión de archipiélago de los subsistemas educativos, esa que nos lleva a aferrarnos a “mi área de trabajo”.

Tenemos que dejar de considerar nuestros sectores como territorios independientes, y trabajar unidos en la reforma educativa, de manera conjunta y sistémica.

Y en cuarto lugar, enfrentamos el desafío de promover mecanismos que faciliten el aprendizaje a lo largo de la vida.

Hoy, más que nunca, es imperativo seguir aprendiendo, por lo que necesitamos mecanismos que hagan eficiente este tránsito, evitando repetir acciones de desarrollo de competencias que ya se han adquirido.

Esto debe evitarse tanto en la educación formal como en cualquier otro esquema de educación, incluyendo la auto enseñanza o las competencias adquiridas en el trabajo.

Amigos y amigas,

Para afrontar estos retos, en la República Dominicana hemos empezado a trabajar en el diseño e implementación del Marco Nacional de Cualificaciones.

Se trata de un proyecto que transformará y modernizará los programas de estudio en todos los niveles educativos.

Este sistema permitirá a los estudiantes desarrollar las competencias y habilidades necesarias para poder conseguir empleos de calidad en un mundo cambiante.

Así, garantizaremos egresados mejor preparados para integrarse a un mercado cada vez más competitivo y lograremos que sus expectativas de empleo aumenten considerablemente.

El marco beneficiará también al sector privado, porque los empleados tendrán el nivel de especialización que requieren los puestos de trabajo.

Además, fruto del diálogo entre gobierno, sector privado y sector social, en pocos meses seremos uno de los primeros países de América Latina en tener un Sistema Nacional de Cualificaciones.

Éste incluirá el citado marco, un mecanismo de garantía de calidad y el reconocimiento de aprendizajes previos, entre otros elementos.

Quiero aprovechar esta intervención para agradecer a la Unión Europea, a la Agencia Española de Cooperación Internacional y a la Dirección General de Cooperación Multilateral de nuestro país, por el apoyo que nos han ofrecido a lo largo de este proceso.

Y por continuar apoyándonos en los retos que tenemos por delante en el desarrollo del programa PRO ETP II.

Señoras y señores,

Estoy seguro de que en este encuentro tendrá lugar un diálogo muy productivo entre los representantes de nuestros países hermanos y surgirán nuevas ideas e iniciativas para lograr un mejor sistema educativo.

Estamos, sin duda, ante un momento fascinante en la historia del ser humano. Nunca antes fue tan necesario actuar con rapidez, adaptarse al cambio y estar preparados para un futuro desafiante.

Pero tampoco antes nos habíamos visto con tantas posibilidades, herramientas y opciones como hoy en día.

Es el momento de aprovechar todo ese potencial en favor de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes. Pero también, y muy especialmente, de los grupos vulnerables y excluidos.

Sumemos, pues, nuestros talentos, capacidades, energías y voluntades, para hacer realidad, en nuestros países, la educación del futuro.

¡Muchas gracias!